jueves, 8 de septiembre de 2011

De Safo a Leda


Poco, muy poco nos queda de la dulce y hermosa Psappho desde que la iglesia católica mandó a quemar sus poemas. Su personalidad y poesía siempre han estado en el ojo del huracán, ya sea por quienes la juzgan por yacer con sus estudiantes en la Academia (Thiasos) para señoritas, ya sea por los que ven en su poesía motivo de sonrojo. Nadie como ella para cantarle a las suaves curvas femeninas, ningún otro poeta llegó -ni ha llegado- a describir la naturaleza, el físico y la psiquis de Diosas o de mujer alguna en un tono tan elocuente, profundo, humano y divino. Sólo se conserva completo su poema "Himno a Afrodita". Sus temas favoritos: el amor -filial, maternal, sexual- y la mujer -diosa o mortal-... no por lesbiana o prostituta que de historias escandalosas se le atribuyeron en la antiguedad. No, Safo es mujer, respira femeneidad, piensa, vive, goza y escribe como mujer:

Yo amo la delicadeza
y se me ha concedido el amor, la luz, el sol y lo bello

La iglesia católica nos robó y entregó al fuego sus obras, pero algo ha sido recuperado. Entre lo perdido echamos de menos el poema completo en el que hay pistas sobre nuestra Leda y nuestro Zeus. Safo recurre a la versión más temprana del mito en la que se señala que Leda sólo encontró el huevo, fruto de la unión -o violación- de Zeus-Cisne a la Diosa Némesis convertida en Oca. Lamentablemente del poema sólo se conservan estos versos aislados y descontextuados:


Dicen que Leda encontró cierta vez un huevo
oculto entre los tallos del jacinto. . .
más brillante que cualquier otro.
...

Mucho más blanco que un huevo
Mucho más brillante que un huevo
.
.........................................................


También elogió la belleza de la mujer a través de Helena; la hija nacida del huevo, la hija que causó la perdición de una ciudad, todo por amor. A Helena la compara con Anactoria:


Elogio a Helena


Algunos dicen que un ejército de caballería, o de infantería,
o una escuadra de navíos, es lo más bello
sobre la oscura tierra.
Yo digo que es lo que uno ama.
Y muy fácil es que todos lo comprendan.

Porque Helena, que conoció a los más bellos hombres,
abandonó a su marido, el mejor de todos,
por navegar a Troya, sin acordarse
de hijos ni del cariño de los padres
¡Tan lejos desvió Cipris a la amante!
Pues logra Cipris al corazón doblegar
y al que ama que nunca levemente ame.

Ahora me hace recordar a Anactoria,
que no está conmigo…




Safo de Mitilene, poetisa aristocrática, nacida unos 600 años AC, en un contexto de luchas políticas intestinas y que por sus particulares ideas fue desterrada por un tiempo... Su nombre hace suponer que nació en Éreso, pero vivió principalmente en Mitilene. En sus poemas hablaba con orgullo de sus dos hermanos, Caraxo y Lárico. Se casó con el rico Cérciles de Andros y tuvo una hija: Cleis.. mas los historiadores han querido borrar ambos personajes de la historia de la poetisa por considerar que no se adecuan a su personalidad, a su sexualidad, a su lado lésbico, pues. Según un drama de Ovidio (y según la leyenda difundida ampliamente, incluso antes de Ovidio), Safo fue la primera persona que se lanzó desde un elevado risco a las profundidades del mar, los motivos para acabar con su vida no le queda claro ni a la historia ni a los estudiosos de la vida de esta particular poetisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada