jueves, 19 de noviembre de 2009

La cometa y Leda


Me han sorprendido dos cuadros de la canadiense Amy Thompson por varios motivos. En primer lugar, la presencia de una cometa, volantín, sierpe, barrilete, cachirulo, papalote, papagayo, volantín o volador (que no sé con qué nombre quedarme), o cometa como parte fundamental que une lo intangible, con la realidad, será por aquél anhelo eterno del ser humano por estar en el cielo.

En segundo lugar, me sorprende la inocencia, la pureza, la alegría por el arte y ese toque de nostalgia (quizás por aquella infancia perdida) que se capta en sus obras. En tercer lugar nos gusta la narración, implícita o explícita, que emana de sus obras que nos cuenta y evoca, quizás una historia en la que Leda (nuestro motivo) busca asir lo intangible, aquéllo que perdió en ese paraíso lejano e idílico en el que yació hace tiempo con el cisne. Nos cambia el espacio-temporal de la historia, pero une a sus protagonistas a través de lo lúdico.

Una Leda vestida trata de tomar a través del hilo de los sueños (hecho de plata o de ese extraño material con el que se hacen los sueños) a ese Cisne -en este caso la cosntelación del cygnus- que sigue en el cielo (porque para ella y para nosotros el Olimpo está en el cielo, el lugar de los dioses), pero que a su vez es constelación y cometa, para que la reina juegue:


El otro cuadro y siguiendo el juego con el cachirulo (papagayo, cometa, me encantan sus nombres) y las constelaciones, Thompson nos presenta una pieza llamada Los Gemelos. Un largo lienzo en que dos niñas sustituyen a los hermanos Cástor y Pólux, ellos son las constelaciones (lo intangible), ellas son la realidad (lo tangible), pero unidos todos por el juego. Las niñas a través de ese hilo intentan, como Leda, unir cielo y tierra, controlarlos, poseerlos. ¿¡Qué sería la vida sin los sueños!?




7 comentarios:

  1. Me encanto, como todo lo que escribes...

    ResponderEliminar
  2. Eso de unir los sueños con la realidad a través de un hilo de plata y más verlo plasmado en obra me parece hermosísimo. Mariana gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  3. El tiempo está enconado en despedidas, en pañuelos.
    ¿Qué te va a traer el tiempo?
    Me importa más saber si pensaste con las alas, o si acaso te pensó a vos el miedo.
    Parece que quisieras hacer del tiempo tu Dios, ése lugar donde esperar. Pero hasta hace unos días decías que solamente puede esperarse en uno, en la voluntad de ser.
    No cuestiono tus maneras. ¿Qué voy a cuestionarte yo?

    ResponderEliminar
  4. Alguién debe mantenerlos vivos, no sea cosa que la noche nos agarre creyendo en el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. no, dejemos que nos agarre la noche en más desvelos... en llantos de esos que te secan las lágrimas y te llenan de sombras los pasillos de la casa... dejemonos.

    ResponderEliminar
  6. He leído blogs de todos los tipos, colores y tamaños, con entradas incoherentes (como las mías) o con una línea argumental, con una historia que contar, pero nada como este encanto de blog que el aparte de comentarios da para todo, para todo, incluso para encuentros. Será que los amantes se meten debajo de las alas del cisne? Bello blog, hermoso blog, maravillosos los comentarios. Incomprensibles como la vida

    ResponderEliminar
  7. Sólo una mujer cuando te da su amistad, se da entera cuando se muestra sin miedos, sólo se da asi y además se da completa, los hay que nos conformamos con tenerlas como amigas, como complices, compañeras.... las quisieramos de amantes pero siempre sucede que son de alguién, aún asi mereceís tanto la pena.

    Un abrazo Llorante, un sincero agradecimiento Mariana por acogernos con tanta amabilidad.

    Diego.

    ResponderEliminar