lunes, 24 de enero de 2011

Leda pregonando amor


Hace ya mucho tiempo publicamos un microcuento de Lina Zerón, hermoso, sencillo, impactante, como ella... hoy nuestro buen amigo Eduardo nos envía otro regalo de Lina, un poema en el que Leda (otra vez protagonista) canta con el ulular del cisne -efímero y mítico- a los amores imposibles, que por eso son eternos.


Loa al Cisne de Leda

Desde mi amor intangible
las rosadas mucosas de mis labios internos
pintan las sombras de tu cuerpo volando
junto a mi cisne
respirando vida de tu árbol erguido

Con el parpadeo de tu flauta de miel,
en su ulular horadante,
cultivas las líneas
del cuadro perfecto donde habito
ensimismados en un sueño imposible y eterno,
en el crimen del alma,
donde nunca podremos amarnos.

.....
Y para ilustrar este hermoso poema he tomado un hermoso cuadro (de puro amor, pasión y picardía -que a mí se me figura que el Cisne tiene mirada pícara) de la artista danesa Camilla Brodersen, quien amablemente nos lo cedió. Un cuadro perfecto, de primer plano, en el que resalta la cara en éxtasis de Leda y la mirada del Cisne, que se sabe observado, posando... Un Dios en plena exposición...

jueves, 20 de enero de 2011

Leda en el jardín, sexy y peligrosa..


Mi buen amigo Eduardo, investigador y, figuro, un enamorado de Leda nos ha dejado un par de muy buenos relatos. El primero, titulado Las inocentes víctimas de los caprichos divinos, nos presenta una visión relajada, sexy, picante y erótica en la que no es Zeus el que actúa, no es Zeus el propenso a ser capturado por la pasión, es Leda que lujuriosamente queda con más ganas de su Cisne-Dios.

Deveni presenta una divertida justificación para sus escritos: "Estas historias, salvo las menos felices, no han sido imaginadas por mí. Yo sólo les he dado una vuelta de tuerca, les he añadido un estrambote irreverente, alguna salsa un poco picante".

Nos gusta Deveni, escribe para su propia diversión. Felicito sus intenciones, nosotros también nos hemos divertido. Y hoy, para acompañar el texto, me busco a otro provocador, el pintor Jerome Bromfay. Vamos, que hoy es un día para provocar.



El Jardín de las Delicias

Por Marco Deveni. E.



Muy bien: Zeus se transforma en cisne.

El largo cuello flexible y sedoso se introduce en el sexo de Leda y picotea en el centro mismo del placer. Leda goza como dicen que gozaba Venus cuando la montó el caballo de Piritoo. Después el cisne desaparece.

¿Nadie se pregunta cuál fue el destino de aquella pobre muchacha?

Murió despedazada por cisnes rabiosos a los que pretendía obligar a que repitiesen la proeza del dios.



Jerome Bromfay


Para leer los irreverentes relatos de Deveni: aquí


martes, 18 de enero de 2011

Otro 18 de enero, otro día para el Cisne, Rubén Darío


Rubén Darío, como ya lo hemos mencionado, es el poeta símbolo, la imagen, la palabra y el hombre que recreó, cantó y nos condenó a adorarlo por su verbo elegante, legendario, por sus ganas de vida, de color, de lujo, por su manera de idealizar a la unión carnal y mítica de Leda con Zeus, porque ¿cómo no adorar a este Cisne enamorado de la palabra? ¿Cómo homenajear a quién tanto nos dio, con su modernismo, con sus cantos de vida y esperanza, con sus prosas profanas que se nos figuran sagradas, con sus génesis de azules, porque el color nació con él?

Hoy escuchamos al cisne, ya no para morir, hoy escuchamos al cisne para vivir en Darío.



El cisne

Fué en una hora divina para el género humano.
El Cisne antes cantaba sólo para morir.
Cuando se oyó el acento del Cisne wagneriano
Fué en medio de una aurora, fué para revivir.

Sobre las tempestades del humano oceano
Se oye el canto del Cisne; no se cesa de oir,
Dominando el martillo del viejo Thor germano
Ó las trompas que cantan la espada de Argantir.

¡Oh Cisne! ¡Oh sacro pájaro! Si antes la blanca Helena
Del huevo azul de Leda brotó de gracia llena,
Siendo de la Hermosura la princesa inmortal,

Bajo tus blancas alas la nueva Poesía
Concibe en una gloria de luz y de harmonía
La Helena eterna y pura que encarna el ideal.

Prosas Profanas (1908)


Gérard Beaulieu


domingo, 16 de enero de 2011

Barbie, Leda y el Cisne


Sobre la base de una muñeca que a ratos nos recuerda a la famosa y cincuentona Barbie, Caroline Maurel recrea un mundo de juegos e intertextualidades pictóricas en la que nos propone un viaje lúcido y lúdico en el que lecturas políticas y poéticas se mezclan en un juego, a veces macabro, de adultos, puesto que como indica en su página "Les jouets font l'art".

Juega con los iconos de su generación, e incluso de las posteriores y de las anteriores. Su muestra nos invita al goce, pero no un goce inocente, es un goce profundo, en el que la risa y la ternura dan paso a una realidad de adultos, en el que la sensualidad, la relaciones de pareja, la sexualidad, el sadomasoquismo, la venta del cuerpo, las guerras, la destrucción del mundo tienen un toque de locura, de ironía, de siglo XXI, de crítica y reflexión. Nada del caos que acompaña a este siglo se le escapa a Caroline.

Del catálogo 2010, esta artista juguetera nos regala, con un dulce e inocente toque sensual, a nuestra Leda (Barbie) y a su Cisne (Ken), pletóricos de colores, de amoralidad, de vida, de locura, de inocencia, de juguetería..

"La peinture, c'est une expérience sensuelle
qui condui à la réflexion d'une manière agréable, parfois jubilatoire..." C.M


Léda et le Cygne


Léda et le Cygne: Zoophilie mythologique


Para ver más del Catálogo 2010: aquí